OpinionES

La espinosa relación Esteban Moctezuma y el Gobernador Miguel Barbosa

Pese a que Puebla es sede de la Secretaría de Educación Pública federal, que su titular fue nombrado por el Presidente de México y que ambos, como el gobernador de Puebla, son militantes de Morena, resulta que la relación política e institucional entre el mandatario estatal y el secretario del Despacho es gélida y distante, por no decir nula.

Más que encuentros han existido desencuentros entre Esteban Moctezuma Barragán y Miguel Barbosa Huerta.

Ello ha implicado que a dos años del mandato presidencial y de haber girado la instrucción de la descentralización y ubicación de oficinas centrales de Educación a Puebla… su avance es mínimo. Y únicamente se ha instalado una “oficina fachada” en el Instituto Tecnológico de Puebla.

Después se exploró ubicarla en Ciudad Audi. Y recientemente se dijo que en Huejotzingo. O sea, ni siquiera hay una maqueta, mucho menos presupuesto y diagnóstico de qué áreas de Educación y número de personal se trasladarán de manera definitiva a Puebla.

No más. No menos. ¿Por qué? Por una sola razón.

Esteban Moctezuma fue artífice en la construcción de la sólida relación entre Ricardo Salinas Pliego —dueño de TV Azteca—, Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso.

Salinas Pliego y Moctezuma Barragán jugaron al cien con Moreno Valle. Apoyaron a José Antonio Gali Fayad. Y apostaron en 2018 por la candidatura al gobierno de Martha Erika Alonso Hidalgo, cuando Luis Miguel Barbosa fue abanderado por Morena. Martha Erika Alonso fue investida gobernadora el 14 de diciembre de 2018.

Y Luis Miguel Barbosa rumió en soledad su derrota. Mas vino el infortunio de la trágica muerte de Alonso Hidalgo y de Moreno Valle, y se da una elección extraordinaria a gobernador.

Y Barbosa Huerta gana los comicios y a partir de agosto de 2019 es titular del Poder Ejecutivo.

Sin olvidar: El gobierno de Moreno Valle dio en comodato —50 años— la ex fábrica de La Constancia, y pagó la millonaria remodelación del inmueble a Fundación Azteca, que presidía el hoy secretario de Educación federal.

Y quien enlazó a Moreno Valle con Moctezuma Barragán fue Luis Maldonado Venegas, titular de Educación estatal, Gobernación y legislador federal durante la gestión morenovallista. Maldonado era el fiel escudero de Moctezuma desde que este era subsecretario de Planeación de la SEP con Ernesto Zedillo, quien había sustituido a Manuel Bartlett por acuerdo del mandatario Carlos Salinas.

MOCTEZUMA BUSCÓ IMPONER A MALDONADO Y/O DARÍO CARMONA EN LA SEP DE PUEBLA Con el respaldo de López Obrador en Palacio Nacional, Esteban Moctezuma buscó que Luis Maldonado fuera subsecretario federal de Educación Superior, pero su fichaje no pasó la aduana obradorista.

Por lo que decide buscar la Plaza de la SEP de Puebla para su brother-brother Maldonado Venegas, pero tampoco pasó .

Y termina por designarlo jefe de la Oficina del secretario de Educación federal.

Lo que lleva a Luis Maldonado a mover a su “alfil” Darío Carmona García para instalarlo al frente de la SEP poblana, quien fue responsable de la educación durante el sexenio de Mario Marín y sin ser titular manejó la secretaría durante la administración morenovallista, que lo llevó a construir fraterna amistad con Luis Maldonado. Pero…Se filtra el intento de “golpe de estado a la SEP” por Maldonado-Carmona y Barbosa Huerta truena contra Darío Carmona y declara que “existen expedientes y expedientes” que documentan la corrupción de Darío Carmona. Y le pide —por no decir exige— a Esteban Moctezuma que cese a Darío Carmona del cargo de Enlace SEP Federal-SEP Estatal.

Moctezuma cede y quita del organigrama a Carmona.

Y Barbosa se levanta victorioso.

Y Luis Maldonado falleció a inicios de este año.

Lo anterior explica el por qué hasta hoy el traslado de las oficinas centrales de Educación a Puebla llevan un nulo avance. Y el por qué de la serie de desencuentros Moctezuma-Barbosa.

El mandatario estatal no olvida —ni olvidará— que en 2018 Ricardo Salinas Pliego y Esteban Moctezuma Barragán jugaron con Martha Erika Alonso y a él le dieron la espalda. Por ello, es hora de cobrar “viejas facturas”.

“Viejas facturas” que se extienden a los dirigentes de la Sección 23 y 51 del SNTE en Puebla, que aglutinan a más de 95 mil maestros y trabajadores.Lo que tiene en vilo a Alejandro Ariza Alonso, líder de la Sección 23 y a Jaime García Roque de la Sección 51, dado que no hay relación con el mandatario Miguel Barbosa, quien tiene más que claro que también ellos apostaron por Martha Erika.

Es la hora de cobrar “viejas facturas”.

Al tiempo.

Show More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado
Cerrado
Back to top button
Cerrado
Cerrado