DestacadasVirales

Por indiferencia y olvido, enfermera se quita la vida al contraer COVID-19

La enfermera María del Carmen Galeana denunciaba en redes sociales la indiferencia de las autoridades y de la población frente a la pandemia de COVID-19, y tras contagiarse de SARS-COV2, se quitó la vida.

Galeana laboraba en el área de COVID-19 del hospital general “Raymundo Abarca Alarcón”, ubicado en Chilpancingo, Guerrero.

Trabajadores de dicho hospital han denunciado en varias ocasiones la falta de equipo médico especializado de protección para atender a pacientes con coronavirus.

En su cuenta de Facebook, María del Carmen publicó mensajes en los que dejó reflejado el desgaste físico y moral que padece el equipo médico del hospital que enfrenta la pandemia.

“Si mañana no despierto – me dijo – quiero que sepan que no me mató el COVID, fui muerto por la indiferencia de gobiernos sucesivos que desproporcionaron negativamente los presupuestos de salud.

“Fui muerto por quienes hicieron a las regiones responsables de la priorización del gasto sanitario, dejándome sin los implementos para protegerse; fui muerto por la corrupción, por aquellos a quienes la ley no reconoce como traidores a la patria; fui muerto por la pobreza que no dejó que la gente siguiera tolerando la infinentena; fui muerto por el individualismo, el yo único, el dios propio, el centro del universo, por aquel que cree que nadie más importa”, citó María del Carmen al médico Miguel Zapata Rojas.

La enfermera, junto con otras cuatro compañeras recibieron la orden de aislarse la semana pasada, tras presentar síntomas de COVID-19.

Sin embargo, María del Carmen optó por quitarse la vida el domingo pasado en el domicilio donde permanecía aislada, ubicado en la colonia Haciendita, al sur de Chilpancingo, según informes oficiales citados por Proceso.

Días antes de su muerte, la enfermera lanzó un reproche en contra de la sociedad, que a la fecha, se mantiene incrédula a la pandemia de COVID-19.

“Mientras los muertos no sean tus muertos, no entenderás la gravedad de lo que estamos viviendo.

“La sociedad sigue incrédula ante la situación por la cual estamos pasando, no, no son héroes sin capa, son personal de salud que día a día velan por tu familiar enfermo, que salieron de casa por que no tenían otra opción, todos trabajamos por necesidad, pero hay prioridades, ellos no podían suspender sus labores y se enfrentaron para cuidar, alentar y estar al pendiente al pie de la letra las recomendaciones para el paciente; en la facultad nos educaron para perseverar la salud de nuestros pacientes, no para dañar o empeorar.

“¿Tienen que vivirlo para creer? Todo es gracias a nuestra sociedad retrógrada que no entiende, que no te pudiste quedar en casa, por que tu empatía y valores no dieron para más”, escribió.

Fuente: Radio Formula.

Show More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + veinte =

Back to top button
Cerrado
Cerrado