OpinionES

El estilo Barbosa y las decisiones complicadas

Por Álvaro Ramírez Velasco

Dura, pero indispensable, porque es de sobrevivencia, ha sido la decisión que tomó la administración estatal de dar por concluido, sin regreso a las aulas, el ciclo escolar 2019-2020, del que ya solamente habrá clases en línea.


Tras estas próximas 3 semanas, se abrirá luego el periodo de ausencia de los planteles, que coincidirá en una parte con el que de manera natural proporcionaban las vacaciones veraniegas.


Luego, del 3 al 7 de agosto, se realizará el mantenimiento y sanitización de las 12 mil 153 escuelas del estado, de los niveles básico y medio superior.


En paralelo regresarán a laborar los trabajadores administrativos y, particularmente, los casi 75 mil docentes de la entidad de esos niveles, quienes recibirán capacitación específica para esta nueva realidad, aún con riesgos, por el Covid-19.
El nuevo ciclo arrancará, de acuerdo con la definición complicada, pero harto necesaria que tomó el gobernador Miguel Barbosa, el próximo 7 de septiembre.


Retornarán a las aulas 1.68 millones de estudiantes de los niveles básico y medio superior, que, de haberlos forzado a regresar antes, hubieran estado ante un riesgo mayor.
La decisión de Barbosa es complicada, difícil e incluso contradictoria, aunque sin entrar en disputa, con la línea del gobierno federal lopezobradorista.


Y, aun así, no se amilanó ni hizo cálculos políticos. La tomó y ya.


La decisión tiene una lógica insoslayable de salud, pero más de sobrevivencia.


El comentario muy repetido entre los padres de familia es “prefiero que se pierda el año, a poner en riesgo a mi (o mis) hijo (s)”.


La definición del gobierno del estado es esencialmente por la seguridad de los poblanos, está concebida desde la lógica, los datos a disposición y el sentido común, a pesar de las posibles y, en la mayoría de los casos, irracionales reclamaciones.


Así se han tomado todas, por más impopulares que puedan ser, como la implementación del programa “Hoy No Circula”, que, por cierto, ha logrado en 26 puntos la diminución de la movilidad en los municipios en que se ha implementado.


Incluso, contra el deseo y la línea que ha marcado el presidente Andrés Manuel López Obrador, que todavía en su mañanera de este viernes insistió en que varias regiones pueden volver a clases el 1 de junio, Barbosa -que es de su mismo partido-, se suma a otras 15 entidades que han decidido que los niños y jóvenes no regresarán a clases presenciales: Baja California Sur, Coahuila, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Yucatán y, por supuesto, Puebla, hasta esta noche.


Se trata de tomar decisiones que impacten en el beneficio de la mayoría, de la colectividad.


Así lo ve Barbosa Huerta. Es imposible atender deseos o necesidades particulares y lo entiende bien como mandatario.


Lo dijo en campaña: ser gobernador de Puebla será mi último cargo en la vida.


Miguel no está en campaña, como otros gobernadores que hemos tenido en Puebla y que calculaban sus decisiones con la mira puesta en su sueño de aparecer en un pendón en una campaña presidencial o continuar su carrera política en el Senado.


Barbosa no vino a replicar el modelo de negocios en que convirtieron otros mandatarios estatales la administración pública.


Está ejerciendo una gubernatura genuina y plena, sin pretensiones futuristas.
No está compitiendo por ser, tampoco, el “Mr. Simpatía” del país.


Si es duro y tosco al responder, como luego pueden quejarse las finas y delicadas conciencias, es más un tema de estilo y es preferible, porque no esconde su claridad ni perfuma sus palabras.


En eso ha sido completamente consecuente y siempre lo advirtió: “yo soy un político profesional”.


En todo caso, el titular del Ejecutivo no está para las complacencias personificadas.


Las decisiones que se están tomando desde Casa Aguayo pueden no gustarles a muchos.
Pero son las que se pueden tomar y son las que se están asumiendo, sin miedo a los costos en popularidad.


Hoy no se trata de pensar en el 2021 o en caerle bien a una potencial mayoría aplaudidora.
Hoy se trata de salvar la vida.

Show More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado
Cerrado
Back to top button
Cerrado
Cerrado