CoronavirusOpinionESSlider
Trending

Estoy preocupada por México: poblana desde China

Hace un mes la mexicana Karla Lozada brindó una entrevista a Criterio Noticias, donde nos platicó que ella radicaba en China desde hace ya 6 años en Shanghái, Karla narra lo que enfrentó para poder regresar a China y continuar con su vida días después, actualmente ya puede salir a trabajar a su oficina y continuar de manera normal con sus actividades, preocupada por lo que se está viviendo expresó:

“Ahora lo que me preocupa es que en México la situación esta complicada, ojala tomen las medidas necesarias para cuidar a la población y evitar lo más trágico.”

Mi experiencia de regreso a China el domingo 8 de marzo de 2020:
Después de estar en México algunas semanas de vacaciones porque cada Año Nuevo Chino aprovecho para regresar a casa y ver a mi familia, pero este año fue diferente. Sin pensarlo, justo dos días después de que llegue a Puebla, empezó a circular en las noticias que estaban viviendo una epidemia en China, el famoso coronavirus.

Tenía que regresar a trabajar el 7 de febrero a Shanghái. A mediados y finales de enero ya estaban cancelados la mayoría de los vuelos a China, así que no pude conseguir vuelo hasta principios de marzo.

El 6 de marzo a las 12 de la noche salió mi vuelo de México a Canadá, en el aeropuerto de México la gente muy normal sin usar cubrebocas a excepción del personal de vigilancia del Aeropuerto, los aeropuertos son un foco de infección y debemos tener cuidado. Lo mismo llegando a Canadá, muy poquita gente usando mascarillas.

Llegué a las 6am a Toronto, ahí tuve que esperar alrededor de 5 horas para mi próximo vuelo de conexión rumbo hacia Tokio. El avión para Tokio iba prácticamente vacío, no iban ni 50 pasajeros, cosa muy rara en esos aviones tan grandes.

Cuando llegué a Tokio al Aeropuerto de Haneda alrededor de las 5pm, vi que mi vuelo a Shanghai de las 10pm ya estaba cancelado.

Justo antes de pasar a migración me dijeron que esperara a que viniera alguien de la aerolínea para que me avisaran cuando sería el próximo vuelo.

Después de esperar más de media hora llegaron dos personas de la aerolínea, quienes me entregaron un nuevo boleto de avión para el siguiente día a las 9:30am pero en otro aeropuerto.

Habiendo pasado migración, me estaban esperando del otro lado de la puerta con mis maletas para que entregara mi declaración de aduana y revisaran mis maletas. Después de eso me entregaron por parte de la aerolínea una cantidad de dinero para comidas, una noche de hotel y transporte del aeropuerto al hotel y viceversa. Fueron muy amables y me explicaron cómo llegar al otro aeropuerto en metro, pero los horarios de salida son muy estrictos, el metro que debía tomar salía 7:33pm. Fueron más de 15 estaciones de metro, todas las personas usaban mascarilla, el metro iba medio vacío, había mucho espacio para sentarse.

Por fin llegando al aeropuerto de Narita, tome un camión que me llevo hasta un hotel muy cerca del aeropuerto que me recomendó la aerolínea, quedaba como a 15 minutos. Entonces me quede una noche en Tokio, solo dormí unas horas porque el camión que lleva al aeropuerto desde el hotel es muy puntual y recomendaba tomarlo antes de las 7am para evitar tanto tráfico en las calles, así que tome el primer camión que salía para el aeropuerto.

A pesar de no hablar japones y de que a veces el inglés de las personas no es muy bueno llegue bien a todos mis destinos, pero aún faltaba la parte más difícil, llegar a Shanghai. Desayune en el aeropuerto, el avión salió a tiempo, todos los pasajeros de Japón y de China llevaban mascarilla, hasta los bebes y los niños, pero algunos extranjeros iban como si nada, que irresponsabilidad, pero, en fin.

El avión aterrizo en el aeropuerto de Shanghái a las 11:30am, todos los vuelos provenientes de países altamente afectados por el coronavirus como Japón, Corea del Sur, Italia tenían orden de revisar a todos los pasajeros, uno por uno tomarles la temperatura, llenar varios formularios con el estado de salud diciendo donde había pasado los últimos 14 días, también tuve que descargar una aplicación de mi celular donde llene un formulario y al final salió un código, el cual es mi comprobante de que estoy sana y lo debo tener guardado para lo que se requiera.

Después de pasar algunas horas haciendo fila, al salir de migración me pusieron una calcomanía de color Amarillo en mi pasaporte, la cual identifica que venía de Japón, uno de los países en la lista con mayores casos de coronavirus. Entonces no me dejaron tomar el transporte público ni salir del aeropuerto por mi propia cuenta, me hicieron hacer una fila para que me llevaran a mi casa en un carro del aeropuerto. Había varios escritorios con personal uniformado de blanco, mascarillas y lentes, cada escritorio tenía asignada una colonia de Shanghái, así que me forme en la que me correspondía.

Me hicieron llenar otro formulario y espere varias horas a que me asignaran transporte, por fin junto con otros 3 japoneses me llevaron a mi casa. Al llegar a mi casa ya me estaban esperando una doctora y otra persona que vive en el fraccionamiento, quienes me tomaron la temperatura, me hicieron firmar que haría cuarentena obligatoria sin poder salir ni a tirar la basura por 14 días, me acompañaron hasta la puerta de mi casa.

Bajando del elevador desinfectaron el pasillo afuera de mi casa, me entregaron unos cubrebocas, guantes, bolsas de basura y una botella de cloro para desinfectar mi casa. También me agregaron a We Chat (la app que se usa aquí porque no funciona el whatsapp) me dijeron que pusiera la basura afuera de mi casa cada dos días a las 8:30am, para que una persona se llevara la basura, también si necesitaba algo de comer me ayudaban a traerlo hasta la puerta de mi casa para que yo solo abriera la puerta y lo recogiera.

No tenía garrafón de agua, en ese instante me fueron a comprar uno, fueron muy buenas gentes, con ellos hablo y escribo en mandarín, les reporto cuanto tengo de temperatura dos veces al día para asegurar que estoy sana.

Me impresiona lo organizado que esta toda la gente aquí en China para evitar contagios y cuidarse unos a otros, la verdad me siento muy segura aquí, ya prácticamente todo vuelve a la normalidad, está todo muy controlado.

Estoy trabajando desde mi casa y en pocos días podré salir e ir a la oficina, ahora lo que me preocupa es que en México la situación esta complicada, ojala tomen las medidas necesarias para cuidar a la población y evitar lo más trágico.

Antes del Covid-19
Durante Covid-19

También espero que los demás países salgan pronto de esta horrible situación. Yo le diría a la gente que se cuide, use cubrebocas todo el tiempo cuando estén fuera de sus casas, se lave las manos constantemente y que evite ir a lugares donde hay muchas personas.

Todos vivimos en el mismo planeta, lo que nos pase a unos, nos pasa a todos. Tenemos que empezar ser más consientes, a cuidarnos nosotros mismos, si nos cuidamos, estaremos cuidando al mundo entero y solo así podremos salir adelante y erradicar por completo el COVID19.

Gracias, Karla Lozada

Show More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Cerrado
Cerrado