DestacadasSlider

Terminó el plazo, transportistas no cumplieron con la modernización

El día de hoy 12 de febrero es el último día que tienen las unidades del transporte público en Puebla para colocar botones de pánico, un sistema de geolocalización y cámaras de seguridad conectadas en tiempo real al Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5), pues vence el plazo que otorgó la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) para que los concesionarios modernizarán sus unidades, que fue el compromiso que hicieron a cambio del incremento del pasaje de 6 a 8,50 pesos.

Desde el 25 de octubre del 2019, la SMT publicó los requisitos, condiciones y aditamentos con los que deben cumplir los vehículos destinados al servicio del transporte público, a fin de garantizar la seguridad de los usuarios.

Durante el plazo establecido, el titular de la dependencia, Guillermo Aréchiga Santamaría y el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta han sido reiterativos en señalar que los concesionarios que no cumplan con la modernización de sus unidades obtendrán diversas sanciones como el retiro de su unidad, la revocación de sus concesiones, así como infracciones económicas.

Sin embargo, durante los 120 días del plazo algunos transportistas mostraron rebeldía en cumplir con el acuerdo y los avances reflejados son casi nulos, pues los usuarios han denunciado en diversas ocasiones que las unidades están viejas, tienen asientos rotos, están grafiteadas, con los vidrios pegados con cinta canela, las llantas lisas e incluso algunas circulan con una tabla de madera como defensa delantera.

Además, 400 transportistas solicitaron amparos en contra de la modernización del transporte, al justificar que no es su obligación garantizar la seguridad previniendo los robos, asaltos u homicidios y tampoco son responsables de apoyar la economía para los estudiantes, condonándoles el aumento al pasaje.

Recalcaron que aún con el aumento, la tarifa del pasaje continua siendo la más baja del país y con las tarifas preferenciales, señalan que ha resultado imposible invertir hasta 30 mil pesos para modernizar sus unidades y pagar un millón 800 mil pesos para sustituir los vehículos que han cumplido con su tiempo de vida útil.

Por lo cual, exigieron la comprensión de la administración estatal apelando porque se busquen otros mecanismos para mejorar el sistema de transporte en Puebla.

En tanto, otros concesionarios amenazaron con no salir a circular desde este 12 de febrero para evitar que el gobierno les revoque sus unidades.

No obstante, Barbosa Huerta minimizó las amenazas y afirmó que los transportistas han perdido los amparos en contra de la modernización, por lo cual ante su negativa a cumplir con el acuerdo obtendrían de manera inmediata la revocación de su concesión.

A su vez, Aréchiga Santamaría aceptó que los transportistas estaban retrasados en el cumplimiento de las medidas de seguridad, detallando que hasta diciembre únicamente el 3.4% de las unidades cumplían con las condiciones, requisitos y aditamentos publicados en el Periódico Oficial del Estado, es decir sólo 500 de las 14 mil 300 existentes.

Es importante destacar que, a pesar de que exista incumplimiento por parte de los concesionarios, el funcionario estatal ha descartado de manera definitiva que el precio del pasaje regrese a seis pesos, al indicar que el aumento se dio como acuerdo pero también para mejorar las condiciones del transporte, ya que dicho sector fue rezagado durante muchos años.

Asimismo, precisar que a pesar de este día también se cumplen cuatro meses del tarifazo, ya que desde el 12 de octubre el pasaje se elevó a 8 pesos para las unidades urvans y a 8.50 para los transportes tipo autobús o microbús.

¿Con qué deben cumplir los transportistas?

A partir del 13 de febrero la SMT iniciará el pase de revista vehicular para verificar que los transportistas hayan cumplido con la modernización de sus unidades. Los operativos iniciarán en punto de las 8:30 de la mañana en la explanada del Estadio Cuauhtémoc.

Aquí te dejamos parte de los requisitos, condiciones y aditamentos que deberán cumplir los concesionarios en sus vehículos destinados al transporte público, son:

Cámaras de video vigilancia con enlace en tiempo real al Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5), mediante un sistema de monitoreo web.

Botones de Pánico con enlace directo al C5.

Sistema de geolocalización y seguimiento de autobuses con geo cercos.

Plan de datos y sistema de visualización para funcionamiento 7/24/365.

Un estribo que se active con el botón de pánico.

Un sistema de rastreo con posicionamiento global, integrado al Sistema de Video Vigilancia (SVV).

Además los vehículos destinados al servicio del transporte en la modalidad de autobús deberán contener al menos cuatro videocámaras móviles, las de modalidad minibús y microbús tres, mientras que las unidades tipo van y los vehículos de tipo mercantil y ejecutivo deberán tener dos cámaras.

Tags
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Cerrado
Cerrado