DestacadasSlider

Habitantes de Culiacán aplican su propio toque de queda tras balaceras

Ayer por la tarde, el comúnmente populoso centro de la capital sinaloense lució silencioso y triste, porque el 90 por ciento de sus negocios decidieron bajar la cortina.

Son pocos los ‘culichis’ que este inicio de fin de semana salieron de sus hogares, luego del terror desatado el jueves por la tarde, con la detención de Ovidio Guzmán López y su posterior liberación para no provocar una masacre.

Porque la cifra llegó el viernes por la mañana a 13 muertos en las calles de la capital sinaloense y los habitantes todavía buscan digerir su miedo.

Desde cuadras de distancia, puede verse una imagen poco frecuente en esta ciudad, las cortinas metálicas cubriendo las puertas de los clásicos comercios que apenas cierran dos o tres veces al año, como la cadena del chino Ley, los almacenes Coppel, o la Plaza de la Mujer de la calle Juárez.

Tanto el Palacio de Gobierno del Estado, como el municipal, lucen desiertos, sin patrullas alrededor y sin personal, porque al igual que todos los sectores económicos suspendieron sus actividades regulares por la tarde de este viernes.

La Plaza Fórum, donde se encuentran las tiendas departamentales más prestigiosas de la ciudad y que está localizada en el barrio de Tres Ríos, muy cerca de la casa donde detuvieron a Guzmán López, también mantuvo sus puertas cerradas.

Restaurantes, franquicias, las instalaciones de la Universidad Autónoma de Sinaloa y hasta algunas iglesias o parroquias también permanecieron cerradas.

Y es que este ejercicio de “toque de queda” por el miedo, también afectó al autotransporte, las aplicaciones de servicio de movilidad y hasta los tradicionales “compradores” de dólares en la céntrica calle Juárez.

El miedo también interrumpió el juego de futbol de Dorados contra el Atlante, así como los juegos de jueves y viernes de la serie de beisbol de la Liga del Pacífico, entre Los Tomateros y los Sultanes de Monterrey, la cual se espera reanudar hoy sábado, así como la actividad económica y la vida social de los ‘culichis’.

Tags
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Cerrado
Cerrado