ColumnasVirales

Con mucha madre

Mucha Madre!

Pocas veces se habla por lo que una mujer tiene que pasar al ser madre, y mucho menos en un 10 de mayo, quizás sea porque el amor de madre, como dicen, es más grande que todo y sólo se habla de eso, o quizás porque vivimos en una sociedad que ha callado la voz de las mujeres a lo largo de la historia, pero en definitiva, sea cual sea la respuesta, pienso firmemente que para valorar a nuestras dadoras de vida, necesitamos reflexionar más allá de nuestro imaginario colectivo de lo que significa la progenitora en México.

Pasar por el embarazo, puede ser un trauma y un verdadero calvario, los cambios hormonales, la transformación física y emocional que pasan durante este
periodo, además de los síntomas y malestares que puede traer. Hay mujeres que vomitan, se marean o que tienen que quedarse acostadas durante la mayoría de tiempo, hay quien la pasa realmente mal durante esos 9 meses.

Y dirán que estoy poniendo las peores situaciones, pero no, incluso pensando en el mejor de los casos, donde los síntomas y los malestares son mínimos, está la parte de la responsabilidad de traer un hijo en la panza, no bebas, no has esto o no hagas el otro. Y la cosa no acaba ahí, está lejos de acabar, luego de esos 9 meses, viene el parto, y sea por la vía que sea, en general debe ser una joda, dolor, nerviosismo y tantas cosas que pueden pasar en ese momento, que incluso pueden poner en riesgo la vida.

Por si no fuera poco vienen los primeros meses de crianza, donde las hormonas siguen cambiando de manera radical para las mujeres y donde tienen que
soportar a todo el mundo con sus consejos, reproches, regaños sobre su actuar como madre, como si por lo que ha pasado y pasa no fuera suficiente.

Además de todo esto, el aspecto socio-cultural ha estigmatizado a la mujer, empezando desde su sexualidad que ha estado sujeta a una simple función
reproductiva y le ha sido negada la parte del deseo y el placer. Por otra parte está la idea del vínculo inseparable de mujer-madre-realización. Los estereotipos creados por la sociedad han enmarcado la realización y felicidad de una mujer a su función maternal y de crianza, sin duda un pensamiento reduccionista y absurdo. Las mujeres tienen sueños deseos, locura, amor y son mucho más complejas como para minimizar su existencia a la reproducción y la crianza.

En la cuestión laboral estar embarazada o ser madre parece ser un problema que implica no tener el mismo tiempo o concentración para el trabajo, lo que muchas veces termina en un despido injustificado o en un estancamiento laboral, donde pareciera que las mujeres madres no pueden crecer y ser líderes.

¿Y por qué no hablamos de eso? ¿Por qué las madres no hablan de eso? Quizás por temor a que se cuestione el amor que se tiene al hijo, porque quejarse en general no ha estado en el discurso aceptable para las mujeres y para las madres, ellas tienen que soportar estoicas, sin gesto y sin queja desde mantener por meses a un chamaco en su vientre, hasta soportar berrinches y desplantes de sus adolecentes ingratos.

Con todo esto, mi intención no es espantar o alejar a nadie de la maternidad, más bien pretendo poner un punto de pausa y reflexión sobre ella, creo que este día tendríamos que detenernos a pensar qué implica ser madre. Tenemos que entender como sociedad, como padre, hermana, tío, novio, hijo o madre, que la maternidad no debe ser obligatoria, ni sinónimo de realización para las mujeres, ni impedimento para su desarrollo personal y laboral. La maternidad debe ser consiente, libre, deseada y decidida. Tenemos que luchar por que cada mujer del mundo tenga una educación sexual, derecho a anticonceptivos y a la decisión sobre su cuerpo.

En definitiva la decisión, el proceso y el papel de ser madre no está nada cerca de ser algo sencillo, por eso y por todo lo que se me ha pasado, gracias a cada madre que ha sido ejemplo y ha ido a contra corriente de los problemas e injusticias machistas de la sociedad, gracias a cada madre idealista y trabajadora que se ha rifado sola o acompañada para soportar toda la responsabilidad, el peso y la friega que implica tener o criar un hijo.

Feliz día!

Tags
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
shares
Cerrado