DeportesSlider

Final de película en Europa League

El máximo ganador de la UEFA Europa League, Sevilla, fue eliminado en Octavos por el Slavia Praga de manera más que dramática.

Luego del empate 2-2 en el juego de ida, los checos llegaron a casa dispuestos a dar la sorpresa.

Al 14′, en un tiro de esquina por la izquierda, Slavia Praga abriría el marcador con anotación de Michael Ngadeu tras un recentro de su compañero Skoda. El 1-0 obligaría a Sevilla a marcar dos goles para clasificar.

Más tarde, al 44′, el arquero del Slavia derribó a un rival en el área y el árbitro concedió penal. El francés Wissam Ben Yedder ejecutó de forma magistral para empatar el juego 1-1 antes del descanso.

Apenas iniciada la segunda mitad, se marcó otro penalti, esta vez en favor del Slavia. El encargado de cobrar fue Tomas Soucek, quien colocó el balón pegado al travesaño para el 2-1 y el júbilo de la afición que llenó el estadio.

Sevilla seguía necesitando un gol más, pero ahora para mandar el juego a tiempo extra. Y lo consiguieron pronto cuando, al 54′, Munir prendió el balón de zurda desde fuera del área y lo puso en el ángulo superior derecho de la portería checa.

El juego llegó a prórroga con los jugadores agotados y los aficionados más tensos que nunca. Sevilla, en condición de favorito, salió a buscar el triunfo y se adueñó de la pelota. Al 98′, Quincy Promes envió un centro desde la banda izquierda que remató Franco Vázquez para darle vuelta al marcador (2-3) y casi sellar el pase de los andaluces.

Solo un milagro cambiaría la inminente clasificación de Sevilla, pues ahora era Slavia Praga quien necesitaba dos goles, pero tenían que vencer el golpe anímico, el cansancio y el reloj.

Al 102′, un derechazo cruzado de Mick van Buren empató el partido 3-3 (global 5-5) y revivió la esperanza de una improbable remontada. Sevilla defendió a capa y espada, sacó al delantero Ben Yedder y envió al mediocampista Marko Rog.

La afición alentaba y se emocionaba, del banquillo llegaban indicaciones y gritos de aliento mientras el reloj parecía correr más rápido que nunca. Al 119′, un minuto antes del final, Slavia Praga pateó un tiro libre que pegó en la barrera y, tras una serie de rebotes, el balón finalmente llegó a Peter Olayinka, éste mandó un pase en diagonal para encontrar a Ibrahim Traoré, quien impactó la pelota con poca fuerza rumbo a la portería y, milagrosamente, se escabulló al lance del arquero y al intento de despeje de un defensor para incrustarse en la red y decretar el pase del modesto Slavia por 4-3 (6-5 global) sobre el máximo ganador del torneo.

Tags
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
shares
Cerrado