ColumnasMarla Debra

¿El carnaval más alegre del mundo?

Se acercan las fiestas carnavalescas y las comparsas comienzan sus ensayos intensivos. Los candidatos a reyes y reinas piden el apoyo para sumar votos y poder obtener la corona. Los carros alegóricos están a punto de ser terminados y seguramente los invitados de honor están confirmados.

Conforme pasan los días y el carnaval llega a la ciudad, se comienza respirar un ambiente de excitación y expectativa; ¿cómo estará el ambiente?, ¿quiénes se van a subir a los carros alegóricos?, ¿cuáles son las mejores gradas?…

Pero también comienza a respirarse un ambiente de tensión, frustración y  molestia; ¿qué calle alterna debo tomar para no pasarme una o dos horas en el tráfico?, ¿cómo protejo mi acera de daños?, ¿quién va a limpiar después de la fiesta?, ¿puedo salir sin pensar en la delincuencia?

Debo decirlo: pocas personas saben que el carnaval es una molestia mucho más que un disfrute.

Y sé que me estoy arriesgando a que me tachen de aguafiestas, malhumorada o pesimista. Pero es una realidad: esta “fiesta” trae consigo más molestias que disfrute.

¿No me creen?

Pregúnten a todos los que viven cerca del bulevard, a los que desde quince o veinte días antes de los paseos deben pasar el doble de tiempo en el tráfico para dirigirse a la escuela o al trabajo; a los que deben pasar por el centro de la ciudad durante los paseos, a quien quiere o necesita cumplir compromisos por las zonas ocupadas por gradas, o las que están restringidas.

Querido turista, tú vienes a la ciudad durante dos días,  y solo miras la fiesta, pero los que se quedan después de eso, somos los que lamentan cada año el carnaval. Y no, no son los cascarrabias de la ciudad.

Me di a la tarea de encuestar a muchos veracruzanos para saber cuáles eran las cosas más desagradables o incómodas que traían consigo el carnaval, y acá se las dejo:

1.- Tráfico: desde muchos días antes las vías principales en la zona conurbada se atascan. Y no hablemos de los días en que hay paseos, esas calles son intransitables.

2.- Inseguridad: ya sea porque nos visitan personas que vienen a hacer negocio con lo mal habido, o porque los delincuentes oriundos aprovechan el exceso de gente para hacer su agosto. Hay robos “menores” hasta asaltos a punta de pistola a cualquier hora del día.

3.- Basura: los vasos de las bebidas alcohólicas rellenan cada espacio libre en el camino. Los turistas (y los compas también) llevan su lunch a la playa o a las gradas y se les hace fácil tirar las latas de atún, las bolsas de la botana y residuos orgánicos en cualquier lugar.

Esta lista de cosas desagradables también incluye malos olores, borrachos en cada esquina, accidentes, zafarranchos causados por los mismos borrachos tirados, entre otros.

Y es que me preguntaban por ahí, ¿A poco el carnaval trae algo bueno?

Muchos podrán decir que es diversión, que hace falta. Pero creo que podría haber diversión sin un exceso de todo lo antes mencionado.

Otros dirán una derrama económica por el turismo, y yo me pregunto, ¿se podría atraer el turismo a la ciudad sin tanto show? ¡Claro que sí! pero esa ya es chamba de las autoridades.

Y en el peor de los casos, suponiendo que el carnaval nunca dejara de existir, definitivamente es necesario que el municipio realice actividades de limpieza exhaustivas, vigilancia, tácticas de seguridad, control del alcohol, exigir a los establecimientos que se hagan cargo de los residuos, crear conciencia…. porque realmente los que nos quedamos con el problema somos los que ni vamos a los paseos por miedo, por la intranquilidad que nos provoca pensar que pueda pasarnos algo.

Querido turista, el carnaval de Veracruz puede divertirte mucho, pero si vienes a disfrutar de un fin de semana de sol, playa y baile, te pedimos que seas buena onda y no nos dejes basura, que cuides a tu familia, y que no contribuyas a contaminar nuestra playa (que de por sí a veces está más sucia que otras).

Querido veracruzano, si a ti te gusta ir a las gradas y echar relajo, no hagas el oso porque recuerda que en unos cuantos minutos lo que a ti te divirtió puede ser la peor vergüenza que quede inmortalizada en las redes a través de los años. No culpes a los foráneos de la basura cuando sabes perfectamente que no recogiste tus botellas o las bolsas de la botana que te comiste.

Y bueno, esperemos que a los que les corresponde resolver los problemas de esta semana puedan hacerlo sin mayor problema, y los que viven en la zona más complicada, recuperen el orden, limpieza y seguridad lo más pronto posible.

Después de todo, el carnaval de Veracruz no es el más alegre del mundo, al menos no para los que en lugar de disfrutarlo, lo sufren.

Y tú, ¿qué opinas? ¡platícame!

Besos, Marla.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De tu interés

Cerrado
Back to top button
shares
Cerrado