ColumnasMarla Debra

¿Para qué exponernos?

Me pregunto, ¿a cuántos no nos han dicho “Calladito te ves más bonito”? Y es que en días pasados, esta frase adquirió mucho sentido cuando me enteré de lo que una diputada declaró frente a cámaras. Vaya, hasta nota nacional se hizo.

Ana Miriam Ferráez, diputada local de Morena expresó que para disminuir los feminicidios en Veracruz se debe “Ser más conscientes de que estamos en riesgo, que salir a la calle es delicado, un toque de queda para que las mujeres no salgan después de las diez de la noche… yo nada más propongo, ¿por qué no como mujeres protegernos? y dejar de salir nocturnamente que es cuando más aparecen las personas que las roban, que las violentan, que les lastiman físicamente por un asalto por un…¿para qué exponernos? si vamos a sufrir después.”.

¡No mames! se leyó en los labios de una de las reporteras que grababa la declaración de la diputada.

¿Y saben? Creo que muchas de las mujeres -si no es que todas- expresamos lo mismo -al menos, mentalmente-. No pudimos expresarlo mejor, y es que hay cosas que no deberían decirse, y menos cuando representas a un partido, y tienes un puesto importante en el cual lo menos que se espera de ti son propuestas coherentes.

Porque, si entendí bien, la solución no es detener a los que agreden, sino que las mujeres se queden guardaditas todas las noches para que no les pase nada… Eso, en lugar de proponer que las mujeres puedan caminar libremente, sin preocupaciones a la hora que quieran, y que los agresores sean a los que se encierre.

¡Soberano resbalón de la legisladora! Y es que con este tipo de declaraciones públicas, los representantes del Movimiento de Regeneración Nacional, no hacen más que dejar en mal a su partido.

Aunque solo fue una “propuesta”, el hecho de expresar que un toque de queda es algo viable para reducir la tasa de feminicidios no me hace pensar en nada más que pegar la palma de mi mano en la frente.

Y es que la propuesta de Ferraéz  dista mucho de proteger a las mujeres, y al contrario, sesga nuestros derechos en todo sentido. Queda claro que Ferráez, además de “ocurrente”, demuestra el desconocimiento político y legislativo que tiene, eso sin contar el sentido común que de entrada, creo que hizo falta.

Porque yo me pregunto, ¿Y las mujeres que tienen turnos nocturnos en su trabajo? o ¿las que salen de su centro laboral pasadas las ocho de la noche y deben transportarse en distancias largas?, ¿o las universitarias que salen de clase y su pensión queda lejos? ¿ellas cómo se protegerían según su sabia propuesta? Es más, ¿y las mujeres que salen a cenar o a divertirse? Es que no, no y no… ni cómo pensar que lo dicho por la diputada pudo tener un poco de tino.

Díganme entonces, ¿cuándo habrá una propuesta real, tangible, coherente y que pueda aplicarse a la brevedad para disminuir los feminicidios en nuestro país? Muy a nuestro pesar, el estado de Veracruz, mi estado, es el primer lugar a nivel nacional en feminicidios, superando a Monterrey, Chihuahua y Guerrero.

Las cifras se elevan, las causas van de lo absurdo a lo descabellado, pasando siempre por lo insensible e inhumado. ¿Cuándo dejamos de ser humanos para convertirnos en bestias?, ¿o es que siempre lo hemos sido?

Es claro que uno de los grandes retos del siglo es la erradicación de la violencia contra las mujeres. El feminicidio es un concepto que sigue en construcción, que conlleva en sí mismo una carga simbólica de enorme importancia: acuñado por primera vez en 1976 por Diana Russell en el Tribunal Internacional de Crímenes contra las mujeres. En 1992 fue definido como: “el asesinato misógino de mujeres por hombres, máxima manifestación de odio, discriminación y violencia contra una mujer por el hecho de ser mujer”, y más precisamente por el hecho de no serlo de “manera adecuada”, es decir, por transgredir los roles tradicionalmente establecidos. El feminicidio es entonces una clara manifestación del poder y del control sobre la vida de las mujeres, su libertad, su dignidad y su sexualidad.

Sin duda, erradicar los crímenes en contra de las mujeres es apremiante, y es un trabajo que le concierne a la sociedad entera, no solo al Estado. Le compete al papá que le dice al niño que él manda porque es hombre; a la mamá que obliga a la hermana a que le sirva la comida con singular atención al hermano; a la abuela que implanta en la mente de sus nietas que no deben expresar su inconformidad porque solo deben obedecer; al maestro que premia la participación varonil, pero demerita los esfuerzos femeninos… el odio se alimenta, crece y termina por desbordarse en actos atroces.

Ana Miriam Ferráez ofreció una disculpa pública a las mujeres por proponerles no salir a la calle después de las 22:00 horas para evitar el incremento de feminicidios en Veracruz.

“No supe expresar de manera correcta la indignación, la impotencia y el dolor que siento ante esta situación en las cuales somos víctimas las mujeres en nuestro país” dijo en el Congreso local.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?
Te leo.

 

Marla.

Sígueme en mis redes como:

Instagram: @thebigbeauty_bymarla

Facebook: /theBIGbeautyblog

Las consideraciones y opinión de los colaboradores se emiten a título personal, en el marco del respeto a la libertad de expresión y no coinciden, de manera obligada con las de Criterio Noticias. Y por lo tanto son responsabilidad de quien las suscribe.
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Cerrado
Cerrado